Medio Ambiente blinda en Tarifa la laguna de Los Lances

0
1975
Laguna de la playa de Los Lances
Laguna de la playa de Los Lances

El Paraje Natural  Playa de Los Lances, en el término municipal de Tarifa (Cádiz) es un enclave especial y de gran importancia en las rutas migratorias de aves que pasan el Estrecho entre Europa y África. Se trata de un ecosistema muy frágil y de un alto valor ecológico. La zona está catalogada como Paraje Natural, Zona de Especial Conservación (ZEC) y Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). Este maravilloso entorno, muy frágil,  sirve de escenario para la reproducción de aves, y entre ellas de la avifauna amenazada. También sirve de área de descanso a las aves en migración.

Los que vivimos en la zona, tenemos el inmenso placer de poder disfrutar de este paraje, considerado enclave relevante para las aves del sur de la península ibérica. Aquí, además de enriquecernos con el contacto de la naturaleza, del mar, del terreno virgen, encontramos especies representativas como la gaviota de Audouin, la aguja colipinta  o el correlimos tridáctilo. La especie reproductora más emblemática de este paraje es el chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus ), una limícola residente y catalogada de interés especial por la normativa autonómica y en peligro de extinción, según recoge el “Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Andalucía”.

Los hábitats más representativos del paraje, de 226 hectáreas y declarado como tal por la ley 2/1989, de 18 de julio, son la playa, las dunas, la llanura litoral, el pinar costero y la laguna costera. La playa de Los Lances es muy frecuentada por los amantes de los deportes que hacen del viento su máximo objetivo, además de por los numerosos turistas que especialmente en verano escogen la zona para disfrutar de la naturaleza y el sol.

La normativa del Parque Natural del Estrecho, del que forma parte el paraje de Los Lances, prohíbe cualquier práctica deportiva en las lagunas costeras y en particular el kitesurf y el windsurf, actividades que según señala la Junta de Andalucía inciden negativamente en la reproducción de la aves ya que numerosas especies encuentran en este espacio un lugar adecuado para su invernada. A pesar de ello, los aficionados a estos deportes emplean esta zona para iniciarse en ellos en vez de hacerlo en mar abierto, además de utilizarla como refugio para practicarlo en los días de mucho viento.

Barreras para proteger la avifauna

Dado que, según la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, en esa laguna pueden llegar a concentrarse hasta 200 personas realizando kitesurf, el Gobierno autonómico ha puesto en marcha un plan para proteger la zona. El objetivo es evitar que se practique este deporte y sus consecuencias ambientales. Para ello, ha comenzado a colocar estacas a modo de hileras de forma que corten la trayectoria de los deportistas. En total está prevista la colocación de unos 2.000 metros lineales de estacas.

Vista de la playa de Los Lances
Vista de la playa de Los Lances

Estas barreras estarán formadas por dos filas de postes de madera clavados en la arena en aquella zona del Paraje Natural donde la laguna costera se ve inundada de agua con mayor frecuencia a lo largo del año. Las barreras estarán formadas por dos filas de postes de madera, colocados cada 3 metros, dispuestos al tresbolillo. Éstas se dispondrán perpendicularmente a la dirección de los vientos predominantes en la zona, de manera que se interrumpa el deslizamiento de la tabla sobre la lámina de agua de la laguna.

Según explica la Consejería, estas medidas disuasorias se toman tras la última reunión de la junta rectora del Parque Natural del Estrecho y después de que en 2011 se realizase una campaña de sensibilización de la población y se editara un manual de buenas prácticas que no ha obtenido los resultados esperados. Al contrario, la práctica de estos deportes en la zona es continua. Además de esto, también hay personas que se bañan, pasean a caballo por el entorno o permiten el acceso de sus perros. Estas acciones provocan la  huida de las aves, e incluso su muerte, al impedirles su descanso. Ahora, además, se instalarán señales donde se indique la prohibición de cualquier activad deportiva en la laguna.

Esta laguna costera se origina en la desembocadura de los ríos Jara y Vega y el arroyo Salado. Las dimensiones de ésta son variables, según cambia la zona inundada de agua respecto al caudal de los ríos y arroyos, las mareas y las tormentas.

 

 

 

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.