Los cajones para el puerto de Açu (Brasil) ya han salido de Algeciras

0
2103
El semisumergible Black Marlin, preparado para zarpar
El semisumergible Black Marlin, preparado para zarpar

Marina, Carmen, Carolina, Gabriela y Bárbara, viajan  ya rumbo a Brasil. Son los cinco primeros cajones de hormigón armado, fabricados en la bahía de Algeciras, que servirán de base para la construcción en Açu, en el municipio de São João de Barra, del que será el tercer puerto más grande del mundo. Días atrás hemos sido testigos de las labores de traslado a flote de estas piezas de 3.722 metros cúbicos y 9.871 toneladas desde las instalaciones de Campamento (San Roque) hasta el dique exento del puerto Bahía de Algeciras.

Los bloques, uno a uno, fueron depositados, gracias al apoyo de dos  remolcadores sobre la superficie del buque semisumergible Black Marlin, de la empresa holandesa Dockwise Shipping. Todo un trabajo de precisión debido a las dimensiones de los cajones y a la escasa separación entre ellos, de unos cuatro metros aproximadamente, que comenzó con la colocación en proa de Marina, pero que se hizo especialmente delicado cuando hubo que encajar en el centro del barco el último de los cajones, dos días después. Todo perfecto, según comentó a Papel de Periódico, Francisco Varo, Jefe de obra de la Delegación de Andalucía Oriental de FCC, la empresa constructora.

Para poder realizar la operación de carga el Black Marlin tuvo que ser sumergido parcialmente unos doce metros, volviendo a emerger una vez colocados todos los cajones a bordo. De ahí la importancia de poder trabajar en unas aguas profundas, como las del puerto Bahía de Algeciras. Las características geoestratégicas de la bahía y especialmente sus grandes calados pesaron mucho a la hora de  elegir este enclave del estrecho de Gibraltar para construir hasta un total de nueve cajones. Los otros cuatro, una vez  fabricados, emprenderán el mismo viaje a bordo del Black Marlin, previsiblemente a primeros del mes de junio.

Perfectamente trincados, fijados los cajones a la cubierta del barco mediante unas placas de acero soldadas para impedir sus desplazamientos durante la travesía, y asegurados con defensas neumáticas, el barco dejó el lunes el puerto algecireño para emprender un viaje que le llevará a atravesar el Océano Atlántico durante unos 15 o 16 días, con destino a Río de Janeiro. Previamente, un total de 25 soldadores a bordo ponían a punto la carga para evitar cualquier incidencia en mar abierto. Lo que le hace especial a este proyecto no es tanto la construcción de cajones, obra muy usual en puertos, sino el hecho de llevar a bordo de un semisumergible cinco cajones a la vez y con ellos cruzar el océano.

El tercer puerto más grande

Una vez que los cajones lleguen a Río de Janeiro, tras pasar los trámites aduaneros, serán remolcados 315 kilómetros al norte hasta el futuro superpuerto de Açu. Estas piezas, de 45 metros de longitud, 24 de ancho y 18 de altura, formarán parte, junto a las otras cuatro, de un dique de protección temporal en el que también se acoplarán los cajoneros Mar de Aneto, que viajará a Brasil con los otros cuatro cajones (Paula, Gloria, Elisabeth y Ana Cruz) desde Campamento, y el Mar de Enol, que se encuentra actualmente en Cádiz.

FCC fabricará in situ los otros 40 cajones que son necesarios para conformar el nuevo dique que tendrá una extensión de casi 2,5 kilómetros. Los nueve cajones se fondearán en forma de “u” y dentro se colocarán los dos cajoneros, en los que se fabricarán los otros cuarenta cajones.

En Brasil, FCC ha sido la adjudicataria de la construcción de la terminal TX-1 del puerto brasileño, una zona en la que se produce el 85% del petróleo y del gas del país. La obra es la prolongación de un pantalán recientemente construido, que necesita un nuevo dique para poder entrar en funcionamiento.

Comienza la operación de traslado del cajón desde la zona de fabricación
Comienza la operación de traslado del cajón desde la zona de fabricación

En su conjunto el proyecto, que llevará a cabo la filial de construcción del Grupo de Servicios Ciudadanos, consiste en la construcción de un muelle de 2.438 metros lineales, que se ejecutará mediante la fabricación y fondeo de 49 cajones de hormigón armado, y de un dique de 600 metros. El contrato incluye, entre otras actividades, el dragado previo del lecho marino (4.100.000 m3)  hasta alcanzar una profundidad media de 31 metros, las obras de superestructura para completar los diques y la disposición de equipos náuticos y de balizamiento.

El encargo a FCC parte de la firma minera Anglo American, con el fin de utilizar este terminal para el transporte de mineral. Según ha explicado  Francisco Varo, la carga llegará al puerto mezclada con agua a través de un mineraloducto de más de 400 kilómetros de longitud.  En su destino, el mineral se decanta, separándose del agua para llegar hasta la terminal.

Este puerto contará con dos terminales de 17 kilómetros de muelles y 40 puestos de atraque y en ellos se podrán recibir barcos de hasta 400.000 toneladas de carga. Açu será el tercer puerto más grande del mundo y el primero del continente americano con capacidad para 350 millones de toneladas anuales. La terminal TX-2 será construida por otra empresa española.

24 horas al día

Visitando las instalaciones de Campamento,  podemos comprobar que allí sigue el trabajo sin descanso y que ya se está fabricando el sexto cajón, labor en la que se emplean unos ocho días, trabajando las 24 horas del día, aunque llueva o haga viento. Una vez terminado, éste se botará y se fondeará junto al muelle, a la espera de que regrese el Black Marlin para subir a bordo y emprender la misma ruta que los cinco primeros cajones.  Para cada una de estas piezas se utilizan unos 3.700 metros cúbicos de hormigón además de unas 350 toneladas de acero. Estas piezas son huecas y en su interior se alinean 50 celdas de 18 metros de altura. El cajón debe cubrirse con placas.

El cajón es remolcado por la bahía
El cajón es remolcado por la bahía

Si espectacular ha sido todo el preparativo para la marcha de estos cinco cajones, más aún si cabe, según reconoce Varo, será la colocación a bordo de los otros cajones y del cajonero Mar de Aneto, ya que esta pieza, aunque de menor peso,  tiene una altura de más de 40 metros, una eslora de 50 metros y unos 35 de manga. El Black Marlin, de 217,50 metros de eslora y una manga  de 42 metros, el doble de longitud de un campo de fútbol, puede soportar un peso máximo de 55.000 toneladas.

FCC, que cuenta con la concesión por parte de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras para utilizar las instalaciones de Campamento hasta el 30 de junio, dispone de una gran experiencia en la construcción de obras portuarias complejas. Sin ir más lejos, intervino en la construcción, también en estas mismas instalaciones, de un dique flotante, destinado al puerto de La Condamine (Mónaco). Este gran cajón, se puso a flote y se transportó remolcado hasta el Principado, salvando una distancia de 1.500 kilómetros.

Esta empresa tiene firmado también el contrato para la construcción del puerto del Callao, primer puerto de Perú y uno de los más grandes del Pacífico en Sudamérica, en Lima, por un importe de unos 165 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.