Portada Sociedad Medio Ambiente Velando por la preservación de los cetáceos y las tortugas marinas

Velando por la preservación de los cetáceos y las tortugas marinas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

necropsia      calderón marzo 2013Encontrarse en la playa a un cetáceo o a una tortuga varada en la arena o flotando cerca de la orilla no resulta nada extraño. Cada año son más de 300 los ejemplares que son recogidos por el Servicio de Emergencia frente a Varamientos, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, en la costa andaluza. En algunos casos, los ejemplares pueden ser rescatados y posteriormente liberados al medio natural. Muchos de estos animales son atendidos en el Centro de Gestión del Medio Marino del Estrecho (Cegma), ubicado en Algeciras (Cádiz).

Precisamente el último ejemplar objeto de estudio en dicho centro ha sido un calderón común joven (también conocido como calderón de aleta larga), que fue encontrado muerto el pasado 20 de febrero en la playa de Torrenueva, en Motril (Granada). No es el primero, pero la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, destaca la gran peculiaridad de este caso al que califican de excepcional.
Según la necropsia realizada, este ejemplar, macho inmaduro de cuatro metros de longitud, tenía en el interior de la luz bronquial de los pulmones una anguila de 52 centímetros de longitud, lo que le habría causado la muerte por asfixia. De hecho, no se ha encontrado ningún signo de enfermedad. Al contrario, el animal estaba sano.

En este tipo de análisis se presta una especial atención a un posible origen antropogénico de la muerte, es decir por causa del hombre (plásticos, redes etc), así como a la presencia de brotes epizoóticos o de enfermedades emergentes. La información que se recaba en las necropsias es muy importante de cara a la conservación de las poblaciones.

Concienciación ciudadana

Por eso, es necesaria la participación ciudadana alertando de los varamientos puesto que en la mayoría de los casos son los particulares quienes dan aviso de estos a través del teléfono de emergencias 112. En este último caso fue precisamente un particular quien avisó de su presencia. El animal se hallaba a unos 50 metros de la orilla. Fueron unos buzos quienes lo remolcaron hasta la playa.

El Cegma de Algeciras, que funciona desde 2008, está operativo los 365 días del año. Es muy importante, en caso de visualizar un cetáceo o una tortuga, estén vivos o muertos, no manipularlos puesto que deben ser tratados por personal especializado. Podrían presentar algún tipo de enfermedad o patología.

El calderón común, como el localizado en Granada, suele habitar en aguas templadas y frías, preferentemente en zonas alejadas de la costa, donde busca su alimento favorito: los calamares. Ocasionalmente puede observarse cerca de las costas, sobre todo en sitios donde se alcanza rápidamente cierta profundidad. El calderón reside en el Estrecho de Gibraltar prácticamente todo el año, siendo su población estimada de algo más de 200 individuos, según datos de la Consejería.

Este animal se encuentra incluido en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como “vulnerable”. También está incluido en el anexo V de la directiva 97/62 de la CEE, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestre, como especie de interés comunitario que requiere protección estricta.

Trabajo de seguimiento

Los cetáceos son mucho más sensibles a los varamientos que las tortugas marinas, ya que, según explican los técnicos, sufren un síndrome de estrés cuando se encuentran fuera de su medio, siendo su recuperación más complicada y en la mayoría de los casos imposible. Una vez se consigue la recuperación del animal se le pone en libertad, para lo que se tienen en cuenta factores como la época del año y las condiciones atmosféricas de día elegido.

Previamente, los ejemplares son marcados mediante microchips subcutáneos para poder identificarlos en caso de una recaptura. Asimismo, son sometidos a un chequeo veterinario en el que se verifica el estado óptimo de salud que pueda asegurar la viabilidad y supervivencia del individuo por sí solo en el medio natural.

Las provincias de Málaga y Cádiz son las que mayor número de varamientos aportan. Según datos de Medio Ambiente, los animales que sufren más estos episodios son, en el caso de cetáceos el delfín listado, el delfín común y el delfín mular. También se han registrado varamientos de especies menos frecuentes como el zifio común, el rorcual aliblanco y el cachalote.

Respecto a las tortugas, la especie mayoritaria siempre es la boba, seguida de la tortuga laúd y mucho menos frecuentes la tortuga golfina y la tortuga verde.

La concienciación respecto a estos animales, ya sean cetáceos o tortugas, es muy importante y con tal fin el Cegma del Estrecho se integró el año pasado en el Programa de Educación Ambiental para la comunidad educativa Aldea, como parte del programa Cuidemos la Costa. El objetivo es dar las pautas para una mejor conservación del medio, incidiendo en la educación ciudadana y especialmente entre los niños.

No hay comentarios

Responder

(Spamcheck Enabled)