Portada Ciencia y Tecnología La investigación universitaria se abre paso contra la corriente de los recortes

La investigación universitaria se abre paso contra la corriente de los recortes

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on TumblrShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone

20130215_132304-1

En tiempos como los que corren, en los que invertir dinero en investigación no está entre las preocupaciones prioritarias del Gobierno de la Nación, siempre es alentador conocer la labor de búsqueda que vienen realizando los grupos de trabajo en el seno de las universidades. Investigar hoy es necesario si no queremos quedarnos a la cola del desarrollo científico mañana. Juan Jesús Ruiz, José Antonio Moscoso, Eva Muñoz y María Jesús Jiménez, todos ellos jóvenes becarios, forman parte desde hace dos años del grupo de investigación Modelado inteligente de sistemas que, dirigido por el doctor Ignacio Turias Domínguez, trabaja en el seno de la Universidad de Cádiz (UCA), en Algeciras, dentro del departamento de Tecnología de la Producción. El equipo lo completan los también doctores Francisco Trujillo y Mari Luz Martín y cuenta con la colaboración de María del Mar Cerbán.

Se trata de un grupo multidisciplinar encaminado a investigar el modelado de sistemas logísticos y de transporte; los modelos de predicción de contaminantes atmosféricos y la aplicación de redes neuronales artificiales en problemas de Ingeniería. Ubicado su centro de trabajo en la Escuela Politécnica Superior de Algeciras, su actividad se desarrolla en colaboración con el Campus Tecnológico Bahía de Algeciras.

Es el grupo más joven de la Escuela Politécnica, con apenas dos años de existencia, pero poco a poco se ha ido afianzando con la realización de diferentes trabajos, cuyo objetivo principal, en el caso de los becarios, es realizar sus respectivas tesis doctorales. En los cuatro años becados se incluyen además horas lectivas y estancia temporal en otra universidad europea. Tres de ellos participan en este proyecto gracias a las “becas deficitarias” de la Junta de Andalucía, es decir, aquellas dirigidas a titulaciones pertenecientes a áreas con escaso número de formadores y este es el caso, por ejemplo, de Obras Públicas. La otra beca es para la Investigación y Formación y la aporta la Fundación Campus Tecnológico Bahía de Algeciras.

Aunque como grupo de investigación llevan menos tiempo, estos jóvenes tuvieron la suerte de obtener el apoyo a la investigación hace tres años, antes de los anunciados recortes económicos. Se sienten muy afortunados e incluso podrían ver ampliada por un año su estancia si así lo dispone finalmente la Junta de Andalucía. Ahora la realidad en la Universidad viene determinada por la decisión de no convocar nuevas plazas públicas con vinculación, según recuerda Ignacio Turias, para quien sería lógico poder ofrecer a estos jóvenes un puesto en la Universidad, más aún cuando como en este caso, faltan docentes. “Cuando terminen su periodo de becarios pueden encontrarse con dificultades para incorporarse a la Universidad, pero esperemos que en un año las cosas se resuelvan porque tenemos necesidad de profesores y la Universidad no debe quedarse estancada”, indica.

Obtener una beca para la realización del doctorado a través de la investigación es un camino perfecto para afianzar el curriculum investigador y obtener así la acreditación adecuada de cara a un posible futuro como docente investigador en la Universidad. Se da la circunstancia de que todos estos jóvenes abandonaron un trabajo en la empresa privada para poder aceptar estas becas, ya que está prohibido obtener ingresos externos a la Universidad. “Vemos la suerte que hemos tenido al mirar nuestras antiguas empresas y ver cómo muchos de nuestros antiguos compañeros están en paro. Muchos de ellos no tenían trabajo o han tenido que salir fuera”, señala Juan Jesús Ruiz.

Contratos y publicaciones

La Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI), en este caso de la UCA, ofrece a los investigadores apoyo técnico y asesoramiento en la negociación, tramitación y gestión de los contratos de investigación, asistencia técnica o asesoría, con entidades públicas y privadas. También les apoya en la preparación de propuestas a las diferentes convocatorias de proyectos de investigación en colaboración con empresas.

Este grupo, del que forman parte doctores que proceden de otros grupos de investigación, tiene en su haber distintas publicaciones en revistas internacionales de impacto y firmados diferentes contratos, entre ellos con la Refinería de Cepsa, la Cámara de Comercio del Campo de Gibraltar o la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) y tienen proyectada la realización de un estudio con el Instituto Andaluz de Tecnología sobre la Logística de las Mercancías.

Dentro de este grupo, multidisciplinar, Juan Jesús Ruiz y José Antonio Moscoso se encargan de todo lo que está relacionado con el transporte y la logística y su trabajo se dirige al mundo portuario. Hasta la fecha han firmado varios contratos, entre ellos uno, ya finalizado, para la realización de un estudio sobre los tiempos de permanencia de la mercancía desde el atraque del buque en muelle hasta su salida del Punto de Inspección Fronteriza (PIF) del Puerto Bahía de Algeciras. Un trabajo que podría ampliarse con un estudio para determinar cómo recortar el tiempo de estas estancias. Pero de momento está en el aire, explican.

Actualmente realizan un estudio de predicción del tráfico ro-ro (carga en camiones) en el Estrecho de Gibraltar. El objetivo es “poder predecir con cierta antelación el volumen de tráfico que llega al puerto, procedente de Marruecos”, afirma José Antonio Moscoso.

Otro de los frentes abiertos en el grupo es el relacionado con el medio ambiente. Eva Muñoz y Mari Luz Martín están trabajando, mediante un contrato con Cepsa, en el uso de herramientas de inteligencia artificial para predecir los niveles de emisión de determinados contaminantes atmosféricos. Además de tomar muestras en las estaciones meteorológicas, facilitadas por la Junta de Andalucía, aplican diferentes modelos de predicción.

María Jesús Jiménez trabaja en el tercer ámbito de actuación del grupo. En colaboración con la empresa Acerinox, con factoría en Palmones, trata de predecir el estado de corrosión del acero inoxidable, es decir “si se va a corroer o no en función de las condiciones medioambientales”, indica. “Esto es esencial para diseñar los equipos u otras infraestructuras”, añade.

La investigación cuesta dinero pero innovar es invertir en futuro y uno de los pilares sobre los que se sustenta el prestigio y reconocimiento de las universidades. La I+D+I es esencial y debe ser el cordón umbilical que aúne los esfuerzos de la Universidad con el del mundo de la empresa. Los recortes anunciados por las administraciones dejan al aire muchas ilusiones entre los jóvenes que, como en el caso de los integrantes del grupo de Modelado inteligente de sistemas, confían en poder aportar sus propios conocimientos al mundo de la formación.

No hay comentarios

Responder


× 7 = siete

(Spamcheck Enabled)