Hay que ser animal…

0
694

La veterinaria es una ciencia tan antigua como la relación entre hombres y animales.  Gracias a los avances técnicos, como ha ocurrido con la medicina y casi todo en general, el diagnóstico y el tratamiento se han visto ampliamente mejorados. Sin embargo, hay otros métodos para tratar a tus mascotas y ya ni siquiera necesitas hacer el esfuerzo de acercarte al veterinario de tu barrio. La respuesta te la dan varios grupos que utilizan el Reiki para animales y los puedes encontrar en Facebook. Pero, ¿qué es el Reiki?

 

Por un lado, cualquier publicación coincide casi al 100% con el resto: el término Reiki viene de Japón, hace referencia a la “energía universal”, todas las grandes civilizaciones han hecho uso de ella con distinto nombre y, no menos importante, se usa para curar enfermedades de “manera natural” a través de las manos de un ser humano – técnica aplicable a otros seres humanos, animales o plantas. Para fundamentar estas ideas, sus seguidores y gurús hacen uso de  personajes históricos, como Buda, y/o enunciados científicos como, por ejemplo, la gravitación universal, y aseguran que estos se acercan cada vez más a las tradiciones esotéricas. Además, en la actualidad, el reiki se suele enmarcar dentro de las llamadas “medicinas complementarias” o “alternativas”, cada vez más solicitadas por aquellos que no se fían de la “medicina tradicional”, denominada así a pesar de que lleva desarrollándose mucho menos tiempo que cualquier “medicina natural”. Por último, se divide en fases que se pueden ir adquiriendo poco a poco a través de una serie de mecanismos detallados en manuales o en cursos especializados: el primer nivel corresponde al principiante y el último al maestro que puede transmitir sus poderes a otros. Esos son los puntos básicos, quizás me dejé mucha información. Y si me he equivocado, comparto mi nueva definición para crear una nueva modalidad.

 

Por otro lado, según científicos y escépticos, no hoy manera de demostrar su existencia. Tampoco que los efectos obtenidos tras su aplicación en la salud de los pacientes trasciendan más allá del efecto placebo o el propio desarrollo de la enfermedad a lo largo del tiempo. Lo que sí parece ser con certeza es una buena técnica de relajación. Como método curativo deja mucho que desear, aun así muchos manifiestan que a “ellos les funciona”, la perfecta respuesta para terminar la conversación cuando no queda más evidencia razonable. De hecho, el Reiki está de moda cada día más ante una tendencia paulatina al rechazo de las técnicas médicas actuales, ya sea por la falta de personalización de las citas al doctor o la desconfianza hacia la industria farmacéutica. Cursos, talleres, seminarios, conferencias, asociaciones, etc., cada vez hay más formas de informarse sobre la energía reiki, sus beneficios, métodos y creencias. Y como no podía ser menos, en Facebook también encontramos un buen puñado de páginas en las que compartir experiencias, datos, conocimientos e historias de todo tipo con otros usuarios. En la mayoría de ellos, se comparten mensajes esperazandores entre aquellos que ascienden de nivel, como cuando jugabas a Pokemon en el instituto e ibas consiguiendo experiencia para que Pikachu pudiera lanzar rayos eléctricos más poderosos.

 

¿Y quién soy yo para hablar mal de ellos? ¿Acaso hacen daño a alguien? La respuesta es que no, o al menos no más daño del que se pueden hacer a ellos mismos, ya que sólo “les funciona a ellos”. Sin embargo, en Facebook existe una página llamada “Reiki Healing for Animal Friends”. Su autora, llamada Lashitha, que vive, como no, en la India, dice ser un maestro Reiki y que creó dicha página para “mandar Reiki gratis a todas las plantas, animales o pájaros que lo necesiten”. Es curioso como hace distinción entre las aves y el resto de vulgares animales a la vez que deja claro que es gratis. Pero lo es más el hecho de que el Reiki también funciona a distancia, específicamente cuando se alcanza el segundo nivel de progreso. La descripción sigue y pide a sus seguidores que para curar a sus mascotas “todo lo que necesitan es subir sus fotos” y ella les mandará reiki. Con la foto, ya sabe donde está el animalito, no le hace falta saber país o código postal. Tal vez detecte la IP del usuario y mande reiki a base de ceros y unos. En otras notas deja claro que la energía que ella envía es compatible con recetas médicas y que no hace falta creer en el reiki para recibirlo sino ser simplemente una persona con corazón abierto. En el muro de la página se puede observar como algunas personas ven una posible solución a las enfermedades de sus mascotas y suben fotos para que estos reciban el reiki. Muchos solicitan tal energía para sus animales que están a punto de fallecer y Lashitha responde que mandará mucho reiki para que la situación mejore. Otros se suman con gran y enérgico espíritu solidario y dicen que también dedicarán su tiempo para enviar más aun. Mejor que sobre que no falte, nunca se ha oído hablar de una sobredosis de energía mística. Sin embargo, el desenlace suele ser siempre el mismo al cabo de pocos días y los dueños de las mascotas avisan de que estas han fallecido. Hay otros casos en el que algunas mascotas van a ser operadas y luego no se vuelve a saber nada más. Parece ser que los usuarios sólo vuelven para recordar a Lashitha de la perdida, pero nunca lo hacen para comentarles que la operación fue un éxito.

 

En otro grupo, llamado “Reiki para Mascotas” desde Santiago de Chile, no se dedican a mandar energía reiki gratis a distancia. En la descripción de su web manifiestan que “Holistic Vet es una empresa creada con la misión de ofrecer los mejores servicios de medicina holística veterinaria y natural a domicilio”. El peligro llega cuando profesan su lema principal “no hay enfermedades, sino enfermos”, y añaden que “se puede ocupar como complemento a otras terapias o como único tratamiento”. Es decir, si no te fías del veterinario, lo más inteligente para estos sujetos es que uses la acupuntura o flores de Basch en tu mascota como única opción si lo deseas, y encima les pagues por ello, a pesar de que no hay estudios que demuestren que estas técnicas tengan utilidad alguna en la mejora de la salud del enfermo. Es más, como ya se ha señalado anteriormente, cuando la razón ya no obtiene ningún resultado, sólo queda la afirmación incuestionable: “a mí, me funciona”. ¿Cómo podrá un animal demostrar a su dueño que también le funciona? Evidentemente esto nunca ocurre, a no ser que su dueño crear poder comunicarse con él o ella. Por mucho amor que se le tenga a la mascota nunca hará que se sane sin un diagnóstico de un especialista cualificado. Por tanto, HAY QUE SER MUY ANIMAL para no llevar a tu mascota al veterinario cuando esta lo necesita.

De todos modos, una amiga me dijo una vez que debería tomarme estos temas a broma, sin darle más importancia. Le he hecho caso y he vuelto a visitar la página de mi nueva amiga india Lashitha. Espero que ayude a mis gatitos.

Captura de pantalla 1: Hola Lashitha… ¡Mi gatito comenzó a tocar en una banda de rock y creo que el demonio lo ha poseído! ¡Por favor, manda Reiki!

 

Captura de pantalla 2: ¡Hola otra vez! ¡Mi otro gato quedó atrapado en una taza! ¡Por favor, enviad mucho Reiki!

Compartir
Artículo anteriorMartes con mi viejo profesor de Mitch Albom
Artículo siguienteLos españoles y la huelga general
Estudié Comunicación Audiovisual sin ir mucho a clase. Luego me quedé en casa para sacarme un título en Periodismo Científico en la UNED. En la actualidad, trabajo como editor de vídeo, viajo en cuanto tengo la oportunidad, soy voluntario en proyectos internacionales o relacionados con medios de comunicación y me contamino el cuerpo a base de dosis excesivas de café. El año pasado fui autor del blog Píldoras de Ciencia, anteriormente alojado en Papel de Periódico. Ahora pretendo escribir de cosas que más o menos entiendo para varios sitios web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.