9 de cada 10 mascotas nunca encontrarán un hogar

0
975

Serena, esta hembra de galgo, fue abandonada y brutalmente atropellada en un pueblo de Sevilla.Cuando una señora la encontró en la carretera, estaba gravemente herida. Se le trasladó rápidamente a una clínica veterinaria donde consiguieron curar sus dos patas rotas, aunque no su miedo. Pasado un tiempo, cuando Serena estuvo recuperada, encontró una familia que decidió adoptarla y se aseguró de que nunca más sintiera miedo. 

Como Serena, cientos de animales son maltratados y abandonados cada año en nuestro país, aunque solo algunos como Serena consiguen un final feliz.

El maltrato animal, pese a que abarca desde la tauromaquia hasta la matanza de focas por diversión pasando, por ejemplo, por la pelea de gallos, afecta principalmente a los canes en forma de abandono, consecuencia evidente de que son éstos los animales de compañía más comunes. Así, según cifras de PACMA, el partido político animalista, más de 150.000 perros y gatos son abandonados cada año en nuestro país, lo que se traduce en que 9 de cada 10 de ellos, nunca encontraran un hogar.

Este abandono, en el mejor de los casos, puede traducirse en una acogida en una protectora animal y en el peor puede suponer la muerte del animal o su recogida por parte de los servicios municipales, para su traslado a una perrera.

En esta perrera, el animal abandonado, que suele llegar con síntomas de desnutrición y parásitos, es sometido a un examen, de cuyo resultado dependerá si será sacrificado en más o menos días.

Este examen consiste en unas pruebas de adoptabilidad en las que se evalúa la salud del animal pero sobre todo su carácter. En caso de que esta evaluación sea positiva, se abre un periodo de tiempo que se alargará para tratar de colocar al animal con una familia de acogida, en alguna de las muchas asociaciones que envía perros abandonados a países europeos para su adopción o en una protectora de animales. No obstante, si la evaluación es negativa, las horas corren en contra de la vida del animal.

En cuanto a los animales maltratados, cifrar este abuso resulta complejo, debido a que la gran mayoría de los casos de maltrato animal no se denuncian. En algunas ocasiones por temor o falta de concienciación, y en otros casos porque las denuncias por maltrato terminan con el animal en la perrera, donde transcurrido un tiempo y si nadie lo adopta, será sacrificado.

Causas

Las causas del maltrato animal podríamos encontrarla en la falta de concienciación, por parte de la sociedad, de que una mascota  no es un juguete, sino que siente y padece. Que por mucho que hayamos comprado un animal, no tenemos derecho a maltratarlo porque una vida, sea de una persona o animal, no pertenece a nadie. En este respecto, desde los ayuntamientos, y en el caso de Málaga desde el área de Medio Ambiente y Sostenibilidad, del que depende la perrera municipal, mantienen que la clave es educar en los valores del respeto y cuidado a los animales en el entorno escolar, así como la realización de actividades consistentes en la visita a Centros Zoosanitarios y charlas sobre tenencia responsable y cuidados de las mascotas.

Al margen de la escasa concienciación existen estudios que van más allá, y concluyen que el maltrato a los animales es un síntoma de comportamiento antisocial que debe ser tratado por un psicólogo experto. De acuerdo con uno de estos estudios, en concreto el realizado por el Journal of the American Academy of Psychiatry and the Laweste comportamiento antisocial no es derivado de una única acción de maltrato animal, sino que se refiere a aquellos individuos que maltratan y torturan animales con asiduidad aumentando cada vez más el grado de violencia infligida. Esta falta de control de los impulsos y la empatía, sumado a un alto grado de ira, da como resultado una persona propensa a maltratar animales, según el Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law.

Otra causa que podría justificar esta conducta es la referida a la dureza de las leyes que castigan este comportamiento. La mayoría de los casos de maltrato animal comprobados, se resuelven, según lo previsto en el Código Penal, con la detención, condenación y encarcelación del maltratador durante un periodo que oscila entre los 3 y 12 meses de cárcel. No obstante, si el acusado no tiene antecedentes, el caso se resuelve generalmente con una sanción económica en ocasiones ridícula.

Desde la plataforma noalmaltratoanimal se pide un endurecimiento real y efectivo de las penas por maltrato animal y que España se adhiera a la Convención Europea sobre Protección de Animales de Compañía, elaborada hace mas de 20 años por el Consejo de Europa, y que nuestro país, pese a ser miembro de dicho Consejo, aun no ha ratificado. Quejas que llevan formulando meses a través de manifestaciones y recogidas de firmas.

Otro punto importante a juicio de esta plataforma, es la constitución de una ley de protección animal de ámbito nacional que se aplicase uniformemente a toda España impidiendo que cada comunidad autónoma juzgue de forma diferente este delito, tal y como ocurre en la actualidad.

La tauromaquia, en jaque

Pese a que para muchos amantes del toreo esta actividad no se pueda considerar maltrato, las asociaciones en pro de los derechos de los animales opinan lo contrario.

Desde PACMA, partido político surgido en 2003 con la intención de hacer de la política una herramienta para defender a los animales, “la tauromaquia es una actividad cruel, cobarde y tremendamente violenta, que debe ser prohibida sin mayor dilación”. Según este colectivo, “hablar de tauromaquia es hablar de maltrato institucionalizado, premiado y alabado”.

Este partido critica la conservación de esta disciplina a pesar de que, según aseguran, el 68% de los españoles son contrarios a las corridas de toros.

Esta posición es también apoyada por el colectivo amigas mascotas, el cual critica que el gobierno esté tratando de convertir la tauromaquia en un bien para la humanidad. Además, asegura que cada familia española aporta de sus impuestos una media de 47 euros directamente para la tauromaquia.

Frente al problema: soluciones

 No obstante, frente a tanto maltrato y abandono, existen soluciones que pasan por la esterilización de los animales como método de control, el endurecimiento de las penas por maltrato y la educación desde el respeto. Visitar las perreras municipales y protectoras de animales antes de comprar una mascota y no dejarnos llevar por antojos sino ser responsables a la hora de recibir un animal de compañía en casa, son también formas de evitar el abandono y maltrato de animales.

Compartir
Artículo anteriorBalones que van fuera
Artículo siguienteLagar Town – Sustitución temporal
Periodista por naturaleza y, con suerte, en meses unos también por diploma. No sólo creo aún en la verdad y en el periodismo de calidad sino que además confío en poder dedicarme a ello. Orgullosa de ser cordobesa y lucentina, aún afino la vista cuando estoy en mi tierra tratando de ver el mar de esas playitas malagueñas que tanto me gustan.

No hay comentarios

Dejar respuesta

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.